Epidemia ¿cómo hacer testamento?

Epidemia: coronavirus

En estos momentos tan difíciles que a todos nos ha tocado vivir, muchas personas, reflexionan preguntándose ¿cómo hacer testamento o dejar constancia de su última voluntad cuando no se puede salir de casa o estamos hospitalizados?

Opciones

Testamento en caso de epidemia.

Nuestro código civil prevé la figura del testamento otorgado en caso de epidemia. El coronavirus es una epidemia. Este testamento ha de reunir una serie de requisitos para que tenga validez:

  1. Que se otorgue en caso de epidemia. Con el vigente Real Decreto, que ha declarado el estado de alarma, prorrogada por otros 15 días, estamos ante una epidemia.
  2. No es necesario estar afectado de coronavirus.
  3. Tampoco está condicionado, a que el testador muera dentro del tiempo de la epidemia, bien por coronavirus, bien por cualquier otra causa. 
  4. No es necesario el notario. Nos daría igual si hay notarías abiertas o no. La orden de confinamiento y de quedarse en los hogares facilita el otorgamiento de este testamento.
  5. Intervención de tres testigos mayores de 16 años, que han de tener discernimiento necesario para realizar la labor testifical, entender el idioma del testador, le conozcan y determinen su capacidad para otorgar el testamento. No podrán ser testigos los herederos o legatarios nombrados en el testamento, es decir, el cónyuge o pareja del testador o de la testadora, ni parientes de aquéllos dentro del cuarto grado de consanguinidad (por ejemplo: abuelos, padres, hijos, nietos, hermanos, primos,..) o segundo de afinidad (nuera, yerno, suegro, suegra)
  6. Puede ser realizado por escrito y si no se puede escribir (porque no hay papel ni bolígrafo, porque no hay posibilidad de hacerlo, etc…), conforme a la LO 15/2015 del Notariado, valdrá grabarlo por voz o por vídeo para recoger su última voluntad, para luego los testigos transmitir su reproducción, en su día, al notario que lo adverará.

Este testamento caduca si pasan DOS MESES desde que cese la epidemia y se cuentan desde el día siguiente al cese de la misma o al cese del estado de alarma. Si el testador o la testadora fallece por coronavirus o de otra causa no epidémica, dentro del plazo de la declaración de la epidemia o dentro de los dos meses siguientes al cese de la misma, este testamento quedará ineficaz, si dentro de los TRES MESES siguientes al fallecimiento, no se acude al notario competente para que eleve a escritura pública la voluntad del testador o de la testadora y se protocolice. Para su adveración y protocolización se exige acreditar el fallecimiento del otorgante y que no haya disposiciones testamentarias posteriores al testamento en caso de epidemia.

Testamento Ológrafo

Otro de los testamentos que podríamos formalizar en estos momentos tan difíciles y especiales es el testamento Ológrafo, el cual podría estar pensado para las personas que están confinadas en sus casas, están sanas y viven solas.

Sus requisitos son:

  1. Debe ser otorgado por personas mayores de 18 años.
  2. Deber estar manuscrito y firmado por la persona que lo realiza, utilizando la firma usual y la que consta en su documento nacional de identidad.
  3. Ha de constar obligatoriamente y escrito de su puño y letra la fecha completa en la que se otorga
  4. Han de salvarse con la firma manuscrita las palabras tachadas o con enmiendas. Aclararlas y dejar constancia de su significado.
  5. Es obligatorio, hacer constar el nombre, apellidos completos, la firma, el lugar y como ya hemos señalado la fecha donde se firma. Será el notario competente, quien en su momento, proceda a comprobar y cotejar todos los datos para declarar el testamento válido (adveración y protocolización).
  6. Se trata de un testamento válido en todo el territorio de derecho común (en Asturias sería perfectamente válido cumpliendo los requisitos)

Como hemos visto es un testamento fácil y rápido, que no requiere de testigos ni de otorgamiento ante notario. Lo que si es muy recomendable es que el testador o la testadora comuniquen dónde se encuentra o guardan el testamento. Lo han de comunicar a una o varias personas de su confianza, pues tras el fallecimiento, ese testamento se ha de presentar ante el notario competente para realizar su adveración y apertura (si está en un sobre cerrado) y protocolizarlo.

La persona que tenga en su poder un testamento ológrafo deberá presentarlo ante Notario competente en los DIEZ DÍAS siguientes a aquel en que tenga conocimiento del fallecimiento del testador. El incumplimiento de este deber le hará responsable de los daños y perjuicios que haya causado. También podrá presentarlo cualquiera que tenga interés en el mismo, como heredero, legatario, albacea…

Tras ello el notario competente procederá a su adveración (consideración de que el testamento es auténtico) y luego autorizará el acta de protocolización del mismo.

Espero que esta información haya sido de vuestro interés. http://www.celolegal.com/contacto/

¡¡ Mucho ánimo a todos!!