La imagen

LA IMAGEN DE NUESTROS HIJOS

Nuestra imagen como la de nuestros hijos se encuentra especialmente protegida. Se trata de un derecho fundamental garantizado por la Constitución Española.

¿Podemos disponer libremente de la imagen de nuestros hijos menores de edad?

Teniendo en cuenta que nuestros hijos no son una “propiedad”, deberíamos tener en consideración que la publicación de su imagen tanto por nosotros mismos como autorizando a terceros para ello, debería de hacerse con cierta cautela y sentido común. Respetemos a nuestros hijos.

Responsabilidad de los padres

Cuando nos piden la autorización para fotografiar o grabar a nuestros hijos, para luego difundir su imagen en los medios (siendo uno de ellos internet), debemos ser responsables y proteger la imagen de nuestros hijos siempre.

Lo mismo ocurre cuando ambos progenitores están de acuerdo y consienten en publicar fotos de sus hijos en las redes sociales. Cuando esto se haga, se ha de realizar de una forma comedida y siempre velando por su intimidad. Tenemos que entender, que el derecho a la vida privada existe. Hay que poner límites, evitando la sobre-exposición de los menores en la red.

Con ello, no sólo protegeremos estos derechos sino incluso su seguridad y la nuestra. No podemos ni imaginar, la cantidad de información que se puede facilitar a personas extrañas, por medio de fotografías o vídeos de nuestros hijos en la red. ¡¡¡ Evitémoslo !!!

Consentimiento

La patria potestad de los menores, la ejercen los padres o tutores de los mismos. Las decisiones en cuanto a la difusión de una foto en una red social, pertenece a ambos progenitores. Por ello, si uno de ellos tiene interés en publicar fotos de un hij@, menor de edad, y el otro se opone, será necesaria la autorización judicial mediante un procedimiento de jurisdicción voluntaria.

Uso inadecuado de las redes sociales

Muchos padres, utilizan mal las redes sociales y configuran muy mal la privacidad de su perfil. Si abrimos un perfil para nuestros hijos, estamos actuando en su nombre y comprometiendo su reputación digital.

¿Nos hemos preguntado si a ellos les habría gustado?

¡¡ Vale más prevenir que lamentar!!