LA NULIDAD CANÓNICA MATRIMONIAL

La Nulidad canónica matrimonial implica la disolución del matrimonio contraído por la iglesia. A diferencia de la separación, divorcio o nulidad civiles, la nulidad canónica se rige por el derecho canónico y es un Tribunal Eclesiástico el que resuelve sobre la misma.

Divorcio civil previo a la nulidad canónica

Antes de solicitar la nulidad canónica hay que solicitar el divorcio ante los tribunales civiles ordinarios. Es conveniente hacerlo así, puesto que el Tribunal Eclesiástico nunca va a entrar a dirimir cuestiones como la custodia, visitas, alimentos de los hijos (si los hubiere). Tampoco realizaría pronunciamiento alguno sobre la liquidación del régimen económico matrimonial, pensión compensatoria, etc…

Nulidad canónica ¿para qué sirve?

Si el divorcio o nulidad civil permiten a las partes contraer nuevo matrimonio civil. La nulidad canónica matrimonial permite contraer nuevo matrimonio canónico. Puede ocurrir que se  imponga un veto. Entonces será necesario levantar el veto y obtener autorización (bien del ordinario del lugar donde se va a celebrar ese nuevo matrimonio canónico, y en otros casos, la del Tribunal Eclesiástico que dictó sentencia) para poder contraer nuevo matrimonio canónico.

¿Qué es un veto?

En la sentencia canónica que declara la nulidad del matrimonio se puede establecer un veto a cualquiera de los cónyuges para contraer nuevo matrimonio canónico. Ello sucede, cuando de lo actuado en el procedimiento eclesiástico de nulidad, se llega a la certeza o gran probabilidad, de que se va a producir la nulidad del ulterior matrimonio que en un futuro pudiera contraer alguna de las partes o las dos.

El veto judicial es una prohibición que afecta únicamente a la licitud del nuevo matrimonio canónico, nunca directamente a su validez. Es indudable, por ejemplo, que en el supuesto de incapacidad por causas psíquicas permanentes, el hecho del veto, unido a toda la prueba recogida en los autos de la causa declarativa de la nulidad, constituirá un fuerte indicio de la nulidad del segundo matrimonio.

Procedimiento de Nulidad canónica

La nulidad canónica se inicia mediante demanda interpuesta por abogado y procurador ante el Tribunal Eclesiástico del domicilio de uno de los contrayentes.

Una vez recibida la demanda ¿Qué puede hacer el contrayente demandado?

En estos procedimientos se busca la verdad y realidad de lo ocurrido en ese matrimonio por lo que es muy conveniente, participar y declarar.

Como no es obligatorio participar en el proceso, el contrayente demandado puede no acudir ni hacer nada, lo que supondrá que no se recoja la verdad y sólo figure como «verdad» una versión parcial de los hechos (la del demandante). Por ello, aunque no nos personemos con abogado ni procurador, es muy conveniente acudir, declarar y someternos a la decisión del tribunal, con el objetivo de acercarnos lo más exactamente posible a la verdad de ese matrimonio.

Esperamos que estas pinceladas nos ayuden a conocer un poco más este procedimiento .

La Nulidad Canónica Matrimonial