Lotería de Navidad compartida

LOTERÍA DE NAVIDAD COMPARTIDA

Como dice este año el anuncio de la lotería de navidad: “El mejor premio es compartirlo”. Hermoso anuncio, donde los valores de nobleza, confianza y amistad sin condiciones, quedan patentes, pero, como no todo es color de rosa, y no todas las personas son como los personajes del anuncio, es conveniente ser prudente a la hora de compartir los décimos de lotería, puesto que si finalmente “toca”, muchos acuerdos van a ser discutidos en el juzgado, puesto que “donde dije digo… ”.

loteria

Los décimos no son nominativos, y por ello, los premios son percibidos por quien los tiene en su poder. Es importante dejar pruebas escritas del acuerdo, la titularidad de los que participan con el nombre, apellidos y su D.N.I., la fecha, la firma y la cantidad que cada participante juega. Basta con una fotocopia del décimo donde se hagan constar los datos anteriores. Vemos, que no es preciso redactar ningún contrato ni nada parecido.
Existen más posibilidades, como es escribir los datos del décimo (serie, fracción y sorteo) y los de las partes en un folio y firmarlo. Con las nuevas tecnologías, muchos son los que optan por hacerle una foto al décimo, y adjuntarla al folio anterior.

No es conveniente escribir en el décimo original porque los décimos no pueden estar deteriorados, alterados o modificados, para que, si son premiados, se puedan cobrar.

En defecto de acuerdo escrito, los acuerdos verbales son los que más dolores de cabeza nos van a causar, teniendo que probar su existencia en los Tribunales a medio de otras pruebas, tales como las testificales.

En el caso de los matrimonios cuyo régimen económico matrimonial sea el de gananciales y a uno de los cónyuges le tocase la lotería, ese dinero obtenido será de los dos. Si el régimen es el de separación de bienes, el premio será propiedad exclusiva del que compró el décimo. Si los cónyuges están en trámites de separación y/o divorcio, y uno de ellos comprase la lotería premiada, el premio sería para el cónyuge que comprase el décimo. Sin embargo, esa separación ha de ser seria, prolongada y demostrada. No bastaría una mera interrupción de la convivencia.

En el caso de las parejas de hecho, como no son matrimonio, no existe régimen económico, y si a uno de los convivientes le tocase la lotería, el premio sería exclusivamente del que compró el décimo, salvo que se hubiese pactado previamente por escrito, que es común, o que, por medio de hechos concluyentes, se pueda llegar a determinar que el décimo se compró en común y les pertenece a los dos.

Las consecuencias de cobrar en exclusiva un décimo premiado, que sabemos que era compartido, nos traerá reclamaciones de índole civil e incluso penal, por apropiación indebida.

Dejemos que estas fiestas navideñas, hagan realidad todos nuestros sueños y que nos toque.

¡¡¡ Felíz Navidad a todos !!!

navidad