Premoriencia y Conmoriencia

Premoriencia y Conmoriencia han venido a mi mente. Este mes he tardado en publicar mi entrada mensual, debido a que hemos perdido a un ser querido en la familia.

imagen de 6657176 en Pixabay

PREMORIENCIA

Debido a ello, dedico esta entrada a la premoriencia, término jurídico presente en el derecho de sucesiones. La premoriencia es la muerte anterior a otra muerte. A veces es fácil determinar que alguien ha muerto antes que otra persona que fallece después. Pero otras, la cuestión es más complicada, por ejemplo, en un accidente de avión, en el que viajaban el padre y el hijo.

La Premoriencia es de mucha importancia en el momento de definir el traspaso de bienes mediante la sucesión.

Es bastante común la cláusula testamentaria que establece que en caso de premoriencia del heredero instituido, sus derechos se adquieran por los descendientes, y en defecto de aquéllos los derechos del heredero premuerto acrezcan a los restantes coherederos.

CONMORIENCIA

Íntimamente relacionada con la Premoriencia, está la Conmoriencia que presume que dos personas llamadas a sucederse (ejemplo anterior: un padre y un hijo) fallezcan en el mismo acto (un accidente) y se producen al mismo tiempo sin dar lugar a la transmisión de derechos hereditarios del uno al otro.

Siguiendo nuestro ejemplo, si podemos probar quién falleció primero (el padre o el hijo), entonces estaremos acreditando la Premoriencia de uno de ellos. Si no es posible, el derecho determina que han muerto a la vez y que existe Conmoriencia.

DERECHO ROMANO

En el Derecho Romano se seguía un criterio naturalista y existía una presunción de premoriencia, basada en la fortaleza física de las personas fallecidas de forma que, entre el marido y la mujer, se entendía que ésta había fallecido primero, por su mayor debilidad y entre progenitores e hijos dependía si estos eran o no mayores de 14 años, entendiéndose que en el primer caso fallecían antes los padres y en el segundo los hijos.

Actualmente, como ya hemos visto, si se duda entre dos o más personas llamadas a sucederse, quién de ellas ha muerto primero, el que sostenga la muerte anterior de una o de otra, debe probarlo. A falta de prueba, se presumen muertas al mismo tiempo y no tiene lugar la transmisión de derechos de uno a otro, siguiendo la sucesión el orden previsto en el testamento, si es testada, o por el contrario, el legal, si es intestada.

imagen de Congerdesign en Pixabay